Hola y Chau (2020)

Por Rodolfo Kramer (*)

 

 

Sin lugar a duda, este fin de año va a ser diferente, vamos a brindar con ganas de que termine, con ganas de dejar atrás un año difícil, distinto, duro. Vamos a brindar con la euforia de un gol al final del partido, con la bronca contenida de lo que pudo ser y no fue.

El 2020, comenzó como un año desafiante en muchos sentidos, allá por fines de febrero nos enterábamos de una gripe en China que se extendía a Europa, poco después todo cambio, la mayoría de los países decretaba una cuarentena obligatoria, cerraban empresas, morían personas y no entendíamos bien que estaba pasando. En un abrir y cerrar de ojos nuestra realidad cambió, poniendo a prueba nuestra resiliencia y paciencia. Tuvimos que reinventarnos, aprender cosas nuevas, desarrollar habilidades y sobre todo adaptarnos. A medida que nos acercamos al 2021 tenemos un nuevo desafío: comenzar a construir el mundo que queremos después de la pandemia, para nosotros y para las próximas generaciones.

 

 

Cuando empezó la pandemia las empresas reaccionaron rápidamente, tratando de responder a las necesidades y desafíos que aparecían en todos los frentes. Muchos meses después seguimos casi igual y sin un final claro a la vista, la adrenalina de los primeros días desapareció y operar en modo reactivo nos plantea muchos desafíos. Avanzar hacia algo nuevo genera incertidumbre, pero también ofrece la oportunidad de aprovechar los logros conseguidos en este tiempo para capitalizar la experiencia. Vamos a navegar por algunas tendencias, cambios y herramientas que nos dejó este 2020, y prepararnos para un 2021 que pretende ser igual de desafiante.

 

El trabajo remoto llegó para quedarse, pero no es para todos ni para todos los días. No queda más remedio que replantearse cómo funcionarán las empresas. Cuando se pueda volver a las oficinas algunas personas habrán pasado más de un año trabajando a distancia, por esto algunas empresas ya plantean esquemas híbridos. Se espera que esto sea no solo una transformación filosófica sino también física, donde los asientos y oficinas asignados se reemplacen por lugares de trabajos móviles y espacios colaborativos para facilitar la conexión entre personas. Sin embargo, es importante tener en cuenta que existe una gran cantidad de trabajos que no se pueden hacer de forma remota ya que requieren de la presencia física, las empresas deberán analizar detalladamente que roles se adaptan al trabajo remoto para reconfigurar todo el proceso.

 

 

El gran desafío, la educación. Una de las grandes frustraciones de este año fue la educación, se cortaron las clases de forma abrupta y estudiantes de todas las edades se quedaron en casa tratando de continuar de forma remota. Los profesores y maestros tuvieron que tomar cartas en el asunto para dominar herramientas de videoconferencias (diseñadas para entornos empresariales) y tratar de mantener las clases a distancia, con dinámicas y actividades completamente nuevas. A pesar de todos los esfuerzos descendió la asistencia, aparecieron las desigualdades y quedó al descubierto la brecha digital. La mayoría de los alumnos se sintió desconectados de sus compañeros y maestros, por esto se espera que las plataformas educativas y de videoconferencia generen nuevas opciones para abordar las necesidades de la educación.

 

¿Llegó el momento de emprender? La Gran Recesión de la década pasada generó una gran ola de emprendimientos, muchas personas decidieron comenzar su negocio en lugar de depender de un mercado laboral turbulento. Este fenómeno ya comenzó, con muchos negocios cerrados de forma permanente, aparecen nuevas tiendas online, clases virtuales y servicios puerta a puerta. El auge del comercio electrónico ha fortalecido al sector logístico, que se espere cierre el 2020 con cifras récords debido al aumento de la demanda. Aparecerán oportunidades en los negocios más castigados como turismo, viajes y hotelería, es probable que la tecnología se centre en productos y servicios de salud como luces UV, purificadores, etcétera. La ciberseguridad será un asunto de extrema importancia, los ciberdelitos son cada vez más masivos y debemos preocuparnos por los riesgos que el mal uso de los datos suponen para nosotros.

 

 

¿Qué pasará con las ciudades?. La pandemia nos permitió experimentar una vida con menos autos y más bicicletas, esto cambiará las grandes ciudades para tener todo lo necesario en un radio de unos 15 minutos. Se espera que los grandes edificios de empresas se dividan en edificios más pequeños repartidos por toda la ciudad. Por otro lado, la reducción del tráfico peatonal hizo que mucha gente pase a la compra online dando como resultado el cierre de locales y negocios, los cuales en algunos países se están convirtiendo en viviendas, apuntando a centros urbanos más centrados en la comunidad.

 

3, 2, 1… Largamos, la necesidad de velocidad no disminuirá. Las organizaciones han eliminado límites y derribados silos de formas que nadie pensó fuera posible, se simplifico la toma de decisiones, se hicieron procesos más transversales y se redujo la burocracia, se adoptó tecnología, herramientas y análisis datos para reinventar algunos de los procesos centrales de los negocios. Las nuevas formas de interactuar personas/tecnología son el núcleo de los nuevos modelos operativos, dando como resultado, una mayor capacidad de respuesta al cliente, un mejor rendimiento en términos de confiabilidad, rentabilidad, ingresos y retorno de capital.

 

Revisar el negocio desde cero y determinar cuáles son las palancas. Un buen ejercicio será desarrollar el presupuesto desde base cero y ver el impacto, tener una mejor comprensión de costos y una visión más clara de los riesgos y oportunidades. En vez de fijar un presupuesto para el año y seguirlo de forma rígida, una salida que han encontrado muchas empresas es ser flexibles y relocalizar fondos cuando sea necesario, desplegando tableros de control e indicadores para monitorear la situación en tiempo real, buscando que las finanzas reflejen de manera lo más real posible las demandas del mercado. Superar las limitaciones de los enfoques de desempeño tradicionales requerirá una nueva forma de pensar sobre cómo impulsar la productividad (muchas empresas se están enfocando en el análisis de datos y la implementación de tecnología). Si bien una mayor ganancia se basa principalmente en ahorro de costos, se debe determinar cómo planificar el crecimiento posterior a la pandemia.

 

Contenido Relacionado

 

La carrera ya comenzó, ahora hay que ajustar el equipo. Como en una parada de boxes, las decisiones que tomemos ahora definirán la carrera, el mercado actual exige decisiones rápidas. Atrás quedaron los tiempos, donde mate en mano todos se reunían, discutían para tomar medidas, hoy la velocidad de respuesta debe coincidir con la evolución de la crisis. Esto no implica acelerar los procesos existentes, significa crear procedimientos y procesos completamente nuevos, exige un aprendizaje continuo y una revisión constante. En lugar de definir un plan y respetarlo en forma rígida debe estar preparado para responder en forma continua a los cambios, lo más natural en este proceso es cometer errores y equivocarse, aprender rápido de la experiencia y continuar. Una reorganización es difícil de llevar a cabo en cualquier momento, pero es vital para seguir siendo competitivo, la pandemia ha demostrado que es posible tomar decisiones rápidas sin arruinar el negocio.

 

La respuesta a casi todos los desafíos está en su equipo. El hecho de que los tiempos sean tensos no significa aumentar el control y la microgestión, al contrario, las personas deben asumir mayores responsabilidades. No existe un plan para salir adelante, las empresas que acepten esto y puedan gestionarlo de forma adaptativa podrán encontrar el camino hacia las soluciones, empiece por escuchar en forma más profunda a todo su equipo, sobre todo los que están en contacto con los clientes. La pandemia mostró quienes son los futuros líderes, esos que tomaron decisiones, afrontaron nuevos retos, lideraron en la incertidumbre y tuvieron el valor de perseverar. Identificar estas personas y redistribuir talentos de forma correcta, permitirá a las empresas moverse más rápido.

 

Para que funcione, los socios deben ser parte del equipo. Como en un partido de fútbol la velocidad de la jugada se consigue si todos los jugadores se mueven con la misma rapidez. Durante la pandemia las empresas trabajaron proveedores y contratistas de nuevas formas, esto es cada vez más importante para lidiar con el ritmo. Para tener éxito la relación debe basarse en la confianza, integrando a los socios en toda la cadena, permitiendo a las partes integrar sus sistemas y procesos para ejecutarlos de manera más rápida y eficiente.

 

Aplane la estructura. En tiempos normales enfrentamos desafíos basados en estructuras y procesos establecidos, sin embargo, en una crisis como esta, los modelos operativos no resultan adecuados, si quiere una organización más rápida necesita menos burocracia permitiendo responder rápidamente a los desafíos. El paso de operar en modo crisis y pasar al de la recuperación es más una evolución que una transformación, por eso debe adaptar la estructura y los procesos para que el nuevo modelo garantice una organización sostenible que aproveche las oportunidades, pero sobre todo debe cuidar que los éxitos logrados se integren a la nueva forma de operar y no volver a los antiguos comportamientos.

 

Fuerte foco en lo digital. La tecnología y los análisis de datos están creando rápidas mejoras de rendimiento, sin embargo, es necesario determinar cuáles son los procesos críticos para generar valor a corto plazo y cuáles son aquellos necesarios para ser competitivos. Un punto clave para la implementación de tecnología es involucrar personas de múltiples partes de la organización rompiendo los silos organizacionales, si seguimos tratando de bajar costos con las palancas tradicionales, no obtendremos mejoras sustentables ni representativas.

 

 

Apunte los cañones para el año 2022

A pesar de que se esperan mejores expectativas el año 2021, seguirá siendo un año de resultados mixtos. Muchas empresas retomarán una trayectoria más predecible, pero otras no, en un mundo donde se espera que se retome lentamente el crecimiento, el año 2022 probablemente sea el mejor horizonte para fijar objetivos. Una pregunta que debe hacerse es: «¿conozco todo el potencial de mi negocio en el mundo postpandemia?”.  A menos que la respuesta sea sí, es difícil ver cómo podrá salir con éxito, como en un partido de ajedrez, evalúe los movimientos mientras se dirige hacia el futuro donde vuelva el crecimiento.

 

Ahora es el momento. La pandemia es el desafío de nuestro tiempo, este es el momento de prepararnos para un nuevo mundo, dominado por la velocidad y la incertidumbre. Será un proceso largo, hay que aceptar que muchas de las estructuras y los procesos deberán reinventarse, de que nos equivocaremos y tendremos que continuar. Al comienzo, pensamos que esto era un evento, que una vez terminado volveríamos a trabajar como antes pero no pasará, para muchas personas cambio todo. Es el momento para imaginarse y reinventar el futuro, desarrollando nuevas y diferentes capacidades para volver con fuerza, el 2021 deberá ser un año de transformación que ponga su negocio en el camino correcto para los años venideros. 

 

Evalúe si tiene las iniciativas e inversiones adecuadas, si es lo suficientemente flexible y liviano para moverse más rápido que el resto, el camino de salida comienza aparecer y hay que estar preparados. Todavía estamos golpeados por este año tan difícil, pero tenemos que seguir mirando para adelante y moldear el futuro que queremos.

 

 

¡Felices Fiestas y los mejores deseos!!!!!

 

Rodolfo Kramer (*)

(*) Ingeniero en Materiales recibido en la CNEA con un MBA en la UADE Business School.

Trabajó en el departamento de Integridad en Shell y luego en YPF donde ocupó diferentes puestos dentro del área técnica de proyectos de Upstream y Downstream desde el año 2017.

Es Gerente del Departamento de Gestión de Activos donde trabaja con las áreas de Confiabilidad, Integridad, Mantenimiento y Almacenes de los Centros Industriales y Logística de YPF.

Contacto: rodolfo.kramer@outlook.com

 

 

Comience a tipear y presiones Enter para buscar