La pandemia de 2020 y el futuro al 2021

Por Gerardo Grippo (*)

 

Con la  reedición de la esperanza que siempre trae un nuevo periodo de Gobierno Nacional, comenzaba este 2020 (cuestión inexorable, de independencia partidaria) después de pasar dos años mediocres -2018 y 2019- desde todo punto de vista, donde tanto para los comercios, como para las pequeñas y medianas industrias donde toda la actividad  había ido a menos, los ingresos de los asalariados también, y el aumento progresivo del desempleo.

 

La financiación del déficit, a través de deuda, con créditos  del FMI que acortaba –a la carta- sus tiempos de desembolsos y que fueron aprovechados -en gran medida- por una parte de la población para acomodar sus cuentas   dejando las deudas para la mayorías, y también para el otro periodo en caso de reelección o para el Nuevo Presidente electo  que llegaría. El País desendeudado dio paso al País con la mayor deuda adquirida en un periodo.

 

En esta situación  se desata la nefasta  “Pandemia” del Covid-19, lo que obligó a atender lo sanitario como urgente, restringir circulación y actividades, con las consecuencias en vidas humanas, atenuación de la actividad económica, desaparición de PyMEs, la disminución o extinción de fuente de trabajo, y una vez más, de vuelta a una situación económica compleja que refiere su génesis -como siempre- a unos cuantos años atrás.

 

Ahora, el Estado -puesto en tela de juicio en los últimos años-   tiene que actuar y continuar haciéndolo como el gran contenedor de  la crisis Sanitaria  Ocupacional y Económica, adoptando medidas como la Implementación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), subsidiar a las PyMEs con las asistencia a la Producción y al Trabajo (APT) con subsidios de tasas para permitir financiar sueldos.

 

Nos golpea en 2020 la mayor crisis global en siglos, además de las reiteradas y cíclicas que nos tocaron transitar en los últimos años. Se estima que el PBI caerá este año en el orden del 10-12%, cuyas consecuencias aún están pendientes y que se manifestarán en los próximos tiempos.

 

Contenido Relacionado

 

Estas crisis carecen de la propiedad de ser equitativas, si bien son generalizadas, para los deciles de ingresos superiores no es la misma que para la base de la distribución del ingreso, a todos los afecta, pero en estos últimos (deciles de la base) los daños son enormes.

 

Así como a países que forman parte de los denominados “desarrollados” los impacta degradando sus sistemas económicos y sociales,  contando los mismos (desarrollados) con soluciones y recursos, para los Países  en “vía de desarrollo” las consecuencias serán sin dudas más difíciles.

 

Se deberá  encontrar y tomar decisiones para ser posible una realidad que nos pongan a futuro en menores condiciones de vulnerabilidad, auspiciando la generación de Empleo, de la Producción, vemos la posibilidad en los meses que vienen mejorar el bienestar en salud con las posibles vacunas, la recuperación de los motores de la economía, la inversión que regenere el ciclo virtuoso, “resetear” la industria y el comercio.

 

En  la actualidad, una vez más y se repite la historia, se están llevando a cabo renegociaciones de la deuda con el FMI, que esperemos no condicionen el devenir de las Política Económica aplicables, y la priorización de la asignación de Recursos.

 (En septiembre +3.7 %, en Octubre cae -2.9 %)

 

Misiones

En nuestra provincia, con una administración que responde a un proyecto de ejecución de años, la contención y la eficiencia en la administración de esta situación global de crisis sanitaria está sustentada en las Oportunas Decisiones (Obligatoriedad uso de Barbijo, etcétera), contando con una red de Hospitales y Centro de Salud de distintas categorías que se fueron  concretando  a lo largo del  tiempo, lo que permitió de marzo a diciembre (9 meses), una contención efectiva.

 

Esto no asegura la No circulación viral, pero atenúa notablemente los efectos permitiendo el desarrollo de un 90% de las actividades, con la decisión de mantener subsidios, de gestionar Fondos Especiales (FET, etcétera), de mantener la inversión pública, el pago a término de sueldos y salarios, así como la Red Sanitaria que se viene destacando con médicos y personal de la salud reforzado, con seguimiento de nexo epidemiológico, control de ingreso de personas no ligadas a actividades esenciales, en una geografía como la nuestra de un 92% de Fronteras Internacionales donde las políticas sanitarias de los vecinos  no son sincrónicas a las de Misiones.

 

Además, como ha quedado demostrado en esta emergencia sanitaria, con el cierre de fronteras y las decisiones asistenciales (IFE, ATP, etcétera), los recursos quedan en la Provincia generando actividad y distribución económica.

 

Durante el 2020, desde el gobierno Provincial -que es quien pone en la agenda nacional- han sido evidenciados los intereses provinciales ante la Nación las asimetrías históricas de mayores costos de los insumos, y las siempre exigente infraestructura, de energía disponible y la falta de gas natural en redes  (ante fronteras de políticas agresivas de promoción, baja carga fiscal y zonas francas), de conectividad que nos ralentizan la industrialización, dificultando tener precios comerciables a nivel región (menos industria y comercio, menos empleo, menos consumo lleva a menos recursos fiscales).

 

Esta realidad quedó de manifiesto y plasmado en la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados de la Nación, que luego fuera tomado por otras provincias y cuya aprobación delegó en el Poder Ejecutivo Nacional la facultad de creación de Zonas Económicas Especiales o zonas Aduaneras en el país. Una vez más, con el veto del Poder Ejecutivo a la ley, argumentado en que la baja de recaudación no es viable, de no mediar medida alguna, nos  deja con una economía expuesta entre dos países como lo son Brasil y Paraguay, sin posibilidad de competir, ya que nuestros vecinos tiene políticas de Zonas Francas Expansivas y una baja notable en las Cargas Fiscales. No hay provincia en nuestro país que presente las características de Misiones, otras tienen fronteras, pero nosotros tenemos en un 92% territorio de fronteras internacionales, por lo que reanudado, a futuro, la apertura de fronteras continuará transferencia de divisas. Nos queda el camino de seguir gestionando ante la Nación, con estas y otras herramientas ya existentes y nunca reglamentadas como lo es el Art No 10 de la ley Pymes.

 

Es necesario seguir gestionando esta medidas fiscales, no habrá que dar por sentado que esta será la realidad, para lo cual hay que seguir por los medios de negociación factibles para transformar lo que no pudo ser hoy, y que sea posible mañana.

 

Además siguen pendientes otros temas, que hacen a la soberanía de la Provincia sobre los recursos naturales -plasmado en la Reforma Constitucional de 1994- nada menor para nuestros intereses provinciales, y de un largo listado que merece una innegable y reclamada compensación histórica a Misiones del País central.

 

Creo importante, abrir y participar del intercambio comercial con el exterior. Ahora bien, debemos ser capaces que las reformas Fiscales y Laborales (no de ajuste), se revisen primero antes de generar aperturas  generalizadas, porque la Industria es viable y de costos bajos puertas adentro. Pero la carga en la estructura de costos la transforman en poco competitiva, entonces el orden en que se adopten las medidas es importante  porque la apertura sin adecuar lo fiscal y laboral  primero implica “esmerilar” la industria y el comercio.

 

A futuro: 2021…

La Argentina concentrada debe dar paso ahora a la MULTIPOLAR  de la Federal, donde la implementación de medidas debería contemplar las distintas realidades  y regiones  de País, como queda demostrado en la economía de Misiones con más del 90% de su territorios con fronteras Internacionales, de países con Industrialización pujante y comercialización  expansiva en el área de fronteras  como lo es Brasil  y con las Políticas de bajo costo fiscal como tiene Paraguay,  además  de las históricas asimetrías con el País Central.

 

En este marco, será extremadamente difícil ser competitivo, otros factores que tendrán importancia en la Multipolaridad será la Hidrovía, que de concretarse, potenciará un eje de crecimiento en las próximas décadas.

 

En la misma sintonía de la Multipolaridad federal, entendido que el Estado debe contar con recursos necesario en una situación de crisis agravada por la pandemia, la características de impuestos Progresivos reflejará la posibilidad de poder dar un tratamiento distintivo, permitiendo relajar la carga a emprendimientos y/o pymes emprendedoras que se inician  hasta los primeros años.

 

Esto desde el punto de vista temporal, también para algunas actividades y zonas geográficas, vetada la ley de Zonas Económica Especial o zona Aduanera existen las herramientas para adecuarla, una de ellas lo es la reglamentación del artículo N° 10 de la ley Pymes o habrá que buscar o crear nuevas posibilidades de lograrlo.

 

Los efectos de crisis sanitaria y económica están aún sucediendo, por lo anunciado en las últimas semanas del año 2020 (vacunas),  y dependiendo de lo que suceda con los “contagios” en el comienzo del 2021, se reactivarán muchas de las actividades consideradas expansivas y que tenderán a  dar respuesta en lo inmediato a las demandas sociales más acuciantes: Salud, Empleo, Vivienda, Educación y Seguridad  deberán armonizarse la economía que facilite la inversión regenerando todo el armazón Productivo y Laboral que haga posible el crecimiento.

 

La salida deberá ser Multisectorial, para la enorme caída de la actividad económica -según se evidencia- una parte de la reactivación será  catalizada  desde el estado con la creación de empleo ergo consumo, se estima que el PBI recuperará (crecerá respecto a este año) en más del 5%,  en donde  será necesario que las variables estén relacionadas, que no sean parciales y coyunturales, para evitar la aceleración de  una serie de efectos relacionados.

 

Uno de estos, el  aumento de los precios por desequilibrio de la oferta–demanda, las tarifas de los servicios, el tipo de cambio, la recuperación del PBI  traccionará a las Provincia posibilitando el crecimiento del Producto Bruto Geográfico Provincial.

 

Otro aspecto, los accesos al financiamiento: siempre han resultados complejos  tener disponibilidad a créditos con tasas vinculadas a una estructura con previsibilidad costo-precio, ya que estos (costos Financieros) están ligados a la estructura. Si además nos encuentra con una enorme deuda externa  y déficit Primario (fiscal) aumentado producto de la crisis sanitaria, los recursos posibles (divisas) serán los deseables superávit una vez cumplidos los compromisos (deudas) suponiendo una Balanza comercial Favorable, las soluciones aplicadas, en los últimos años, a modo de contener el circulante (Emisión Monetaria) provoca un Costo Financiero que terminan –entre varias consecuencias-en la estructura generando escaladas de  precios.

 

Si queremos Potenciar la Actividades Económica-Industrial  para exportar e impulsar la actividad  Comercial, se hace  necesario disponibilidad de financiamiento a tasas estimables para lo cual deberán sincronizarse varias medidas.

 

Fomentar el desarrollo de nuevos modelo de canalización del ahorro privado a las empresas, a través del financiamiento colectivo como son los crowdfunding, aceleradoras, fideicomiso, flexibilizando su estructuración, de esta manera, los ahorros privados no busquen como único refugio el dólar, y se puedan volcar en forma directa a la inversión, disminuyendo los costos de intermediación. Esto se logra, por ejemplo,  a través de la creación de fondos de garantías que actúen como garante de los emprendedores escalables, antes el mercado de valores o bancos.

 

Plantearnos salarios altos y  bajo costo de la Mano de Obra  como objetivo, en ese camino necesitamos niveles de Productividad en comerciables demandados, lo que hace necesario un tratamiento diferencial en  los fiscal a Misiones   para atenuar los costos de las asimetrías, se hará necesario ( productividad) producir más, mejor, a costos competitivos y con calidad indiscutida, promoviendo la articulación entre la Industria Tradicional – nuevas tecnologías, las Tecnologías del Conocimiento e Innovación  en los Procesos que demanda el mundo en este Siglo XXI que está transformando todos los conceptos de Empleo y Producción como se lo está impulsando en Misiones (Silicón Misiones, Escuela de Robótica, Escuela de Innovación, etcétera).

 

Este proceso, ya iniciado en nuestra Provincia, el cual deberemos impulsar las mejores propuestas para incorporarlas a la economía real. Pasar del asistencialismo y lo coyuntural al trabajo y la producción sustentable como Industriales pretendemos  más que un “primavera” de crecimiento, debemos de ser capaces de plantearnos  el Desarrollo.

 

El veto presidencial de la ley que permitía la creación de una zona económica especial y/o aduanera, debe permitirnos repensar  y reactivar las gestiones, no enamorados de las herramientas sino de los Objetivos que son Producir más y mejor a mejores costos que permitan la mayor competitividad para alcanzar todos los mercados, que es lo que debemos seguir gestionando, queda pendiente el nunca Reglamentado art 10 de la ley Pymes, si es que es posible reglamentar, cuestiones como estas debemos tomarlas como un desafío para todos en pos de lograr Objetivos tangibles  para el Comercio y la Industria, como  ha quedado evidenciada  la cohesión  antes cuestiones importantes, en pos de nuestros intereses provinciales.

 

 

(*) Presidente del Movimiento Industrial Misionero (MIM)

Comience a tipear y presiones Enter para buscar