«Misiones fue una de las pocas provincias que automáticamente se empezó  a recuperar con los puestos de trabajo», aseguró Nicolás Dei Castelli

Al analizar la situación del sector, en el escenario de pandemia con el que trascurrió la mayor parte del año, el presidente de la Delegación Misionera de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) Nicolás Dei Castelli comentó que si bien al principio de la cuarentena la actividad quedó casi paralizada, luego comenzó a recuperarse destacando que Misiones fue una de las pocas provincias que se empezó a recuperar con los puestos de trabajo y se mostró optimista respecto a que el próximo año se comience a recuperar la economía.

Comentó el empresario, en una entrevista con Visión Misionera, que los últimos dos años no fueron buenos para la construcción aunque, “este año arrancamos esperanzados en tener un buen año y con esto de la pandemia del Covid estuvimos todos guardados, encerrados y la construcción en lo que es obra pública quedó casi paralizada” para mencionar que ahí se disparó automáticamente el consumo y la obra privada porque aparecieron muchas remodelaciones.

Explicó que con la cuarentena se estuvo más en la casa y se encontró cosas para arreglar “lo que demandó un alto consumo de materiales e hizo que se consumieran los stocks de la industria, industria que está en Buenos Aires. Estaba paralizada y cuando comenzó a resolverse el problema actuaban con protocolo Covid-19 a un 50 por ciento, entonces el consumo de stock se aceleró y hoy que la situación es más favorable tenemos el problema de conseguir los insumos”.

Dei Castelli destacó que a nivel nacional hubo una caída importante en la cantidad de obreros registrados mientras que en Misiones, “arrancó en enero con 11.700 puestos de trabajo registrado, según los indicadores del IERIC (Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción), llego a 5.000 en el momento más crítico de la pandemia y a octubre, noviembre estimo estamos con 6.700 puestos de trabajo registrados nuevamente. Misiones fue una de las pocas provincias que automáticamente se empezó a recuperar con los puestos de trabajo y para medir como fue la actividad podemos medirla con los puestos de trabajo y con el consumo de los insumos”.

Respecto al faltante de algunos insumos de la construcción y ciertas prácticas especulativas, el presidente misionero de la CAC consideró que hay varios temas concurrentes, “las fabricas no han podido trabajar normalmente, por un lado hubo un consumo interno que demando consumo de stock y por otro lado hay insumos que son un 80 por ciento dólar, entonces con esta brecha que hay entre un tipo de dólar y otro comprar un insumo para acopiar es una forma también de ahorrar. Entonces sí pudo haber pasado, pero bueno queremos que todo eso se enderece y para el año que viene podamos conseguirlo”.

Sobre la inestabilidad cambiaria dijo que afecta constantemente, “depende del tipo de obra que se hace, la incidencia del dólar en el tipo de obra genera constantemente variaciones de precios que van de la mano de la inflación en algunos casos y en otros como en este caso de los materiales que subieron porque no tienen en stock, entonces cuando uno va a comprar, para no tener la obra parada, termina pagando más de lo que vale pero lo importante es poder tener el insumo para poder trabajar”.

 

Contenido Relacionado

 

También se refirió a la denominada inversión en ladrillo como alternativa de ahorro, destacando La brecha que hay en las distintas cotizaciones de la moneda estadounidense, “en enero teníamos una diferencia de un 40 por ciento entre un dólar «blue» y un dólar oficial y hoy está en el doble. También eso que la gente no pueda comprar los dólares genera que se vuelque al laderillo como lo hace mucha gente y a su vez el que tiene dólares también es una forma de cambiar los dólares y ponerlos en ladrillos para hacer una diferencia. En enero el costo de la construcción para una vivienda estaba en 42 mil pesos el metro cuadrado y hoy está a 60 mil pesos, en cambio si tenías los dólares guardados y los cambiaste por construcción es como que hiciste une inversión más rentable”.

Al evaluar las perspectivas para el año próximo, Dei Castelli se mostró optimista, “nosotros somos positivos, espetamos poder salir de esta situación y esperamos el lanzamiento de un plan nacional de viviendas lo que motorizara la economía automáticamente, porque nuestra industria lo que tiene que es automática, una vez que se comienza la obra se genera demanda de insumos, se genera mano de obra y se desparrama en todo el sistema”.

Finalmente en lo que hace a la inversión en obra del Gobierno provincial destacó que “en un momento estuvo medio parado, pero después a los dos meses ya se reactivó” reiterando que  Misiones es una de las pocas provincias que tuvo aumento de personal registrado en plena pandemia, “porque nuestra provincia in vierte mucho en obra pública y quedo demostrado en los indicadores que surgieron”.

 

Leer más: Un año difícil, que en los últimos meses muestra una tendencia a la recuperación en Misiones, pone optimismo en las expectativas de constructores e inmobiliarios

 

 

 

EP/E.J.

Comience a tipear y presiones Enter para buscar