Para la presidenta de la Cámara Inmobiliaria de Misiones las operaciones del sector cierran el 2020 en un 80 por ciento

La presidenta de la Cámara Inmobiliaria de Misiones, Julia Azoya Acosta, realizó un repaso del año que finaliza desde la perspectiva de la actividad inmobiliaria que tuvo, desde su óptica, varias etapas y destacó la recuperación del sector en los últimos meses considerando que el  movimiento inmobiliario está cerrando el 2020 en un 80 por ciento y, aunque con realismo dijo que “depende muchísimo de este visitante que tenemos, el Covid-19”, se  mostró optimista respecto al año 2021 aduciendo que los corredores inmobiliarios son optimistas porque siempre deben estar sorteando dificultades.

Destacó Azoya Acosta en una entrevista con Visión Misionera que en estos meses de confinamiento tuvieron diferentes etapas en las que hubo trabajo parcial considerando que para evaluar todo el año son diferentes mediciones, “una  cosa es como empezamos a trabajar el 1 de abril hasta meses que hacíamos trabajos parciales, en la oficina, no salir a mostrar, en la medida que se fueron sucediendo los meses pudimos poco a poco realizar la actividad al cien por cien atender con turnos nos fuimos adaptando”.

Admitió que al principio costo adaptarse, “hoy a esta altura del año septiembre, octubre, noviembre que fueron los mese en que maduro un poco más todo hubo movimiento. En general no nos podemos quejar, siempre uno quiere un  cien por ciento pero podemos estar hablando de un movimiento inmobiliario de un 80 por ciento aproximadamente. Se buscaron opciones porque había gente que tenía una operación a medio hacer con una reserva previa, una seña, entonces se buscó darle una solución porque lo que queremos es que salgan los negocios”.

Respecto a la demanda dijo que “la gran vedette son los loteos para el ingreso medio o también como resguardo de los ahorros, porque no se puede comprar moneda extranjera, hay un poco de temor de dejar el dinero en el banco o con la pérdida del poder adquisitivo un plazo fijo no es tan seductor, entonces como los loteos en Garupá, Itaembé Miní, la 213 al fondo, comenzaron a surgir varios loteos y la gente lo tomo como un resguardo de valor”.

Los departamentos, explicó la presidenta de la Cámara Inmobiliaria, los que invierten prefieren la operatoria denominada desde el pozo, dado que el usado en más resistido porque “si el propietario compro un departamento y el año pasado pago 90 mil dólares, este año lo quiere vender no lo va a vender al mismo precio por la brecha cambiaria, se produce un cuello de  botella y no le cierran los números”.

Contenido Relacionado

En lo que hace a la inestabilidad cambiaria, consideró que el tipo de cambio afecta cuando la operación es en moneda extranjera, aunque destacó que “desde la Cámara instamos siempre a que las transacciones se hagan en pesos y que las operaciones se hagan en pesos, pero muchas personas quedan todavía con esto del dólar como una referencia de valor. La gente que tiene dólares quiere que sus dólares valgan lo más posible y se especula un poco con las diferencias en el tipo de cambio oficial y paralelo o ´blue´, se apura más en desprenderse aquel que tiene pesos y el que tiene dólares especula un poco más”.

También analizó el congelamiento del precio de los alquileres que se prorrogo hasta 31 de enero 2021, comentando que al principio fue una sorpresa porque el propietario quedaba con el valor de marzo aunque aclaró que “es una minoría que se quedó con el valor de marzo porque la gente en general ya tenía un compromiso asumido y lo quiere pagar porque no quiere que después se le acumule, ya lo tenía incorporado. Era como decía la ley anterior de contratos por dos años donde el inquilino sabía cómo se iban actualizando los valores, ahora a partir del 1 de julio, con la nueva Ley de Alquileres, los contratos son por tres años y la actualización es anual lo que genera incertidumbre para los dos años restantes”.

Respecto a los alquileres de locales comerciales Azoya Acosta comentó que si bien hubo varias situaciones la mayoría llego a un acurdo donde el propietario financio algo, ambas partes hicieron un esfuerzo y “en muy pocos casos hubo una situación dificultosa, un alquiler tiene un alto grado de incertidumbre porque hay situaciones cambiantes en el trascurso del mismo. Los valores de alquiler medianos empezaron a moverse, quizá los inmuebles del microcentro o de erogaciones más grande quizá todavía se demoran un poco más porque requieren inversiones mayores, pero el alquiler mediano aquel que quiere comenzar un emprendimiento pequeño comenzaron a reactivarse”.

Sobre las perspectivas para el año que se aproxima la presidenta de la Cámara Inmobiliaria destacó que “dependemos muchísimo de este visitante que tenemos, el Covid- 19, aunque en nuestro sector somos optimistas, el corredor inmobiliario es por lo general optimista porque siempre tenemos que estar sorteando dificultades que a veces son ajenas a nosotros, pero peleamos para que se den las cosas”.

 

Leer más: Un año difícil, que en los últimos meses muestra una tendencia a la recuperación en Misiones, pone optimismo en las expectativas de constructores e inmobiliarios

 

 

EP/E.J.

Comience a tipear y presiones Enter para buscar