Las Gringas, Selva de Sueños

 

El 8 de Diciembre del año 2014, el día de la Virgen Inmaculada, seguramente con su complicidad y bendición, junto a Rosana, mi compañera, comprábamos un pedacito de paraíso vestido de Selva, y no teníamos la menor idea de la aventura que nos deparaba esa decisión que nos cambiaría la vida.

 

Un lugar en medio del monte donde a lo largo de 25 años nadie había vivido o lo había utilizado, un lugar sin las más mínimas comodidades ni servicios.

 

Y ahí fuimos con nuestros machetes, repelentes y termolar, abriendo picadas, limpiando senderos y claros, transpirando mucho, pero con una gran sonrisa, porque si hay algo que la naturaleza nos enseñó en estos años fue la importancia del Equilibrio.







 

Las Gringas

 

 

Las Gringas

Un pequeño pedazo de paraíso…

 

 

Cuando más costaban los logros, más lindos e importantes eran. Descubrir las correderas de los arroyos, el sonido del agua, de los pájaros, empezar a investigar cada planta, empezar a Aprender y Cuidar…

 

Y como todos los Gringos, empezamos a plantar, y la tierra nos empezó a devolver los cuidados y el respeto. Empezó a aparecer en nuestra primera y pequeña huerta: perejiles, cebollitas, aromáticas y también nuestras primeras acelgas.

 

Parece raro decirlo: “nuestras” plantadas, cuidadas y cosechas, tal como dice alguna publicidad “no tiene precio”. Ni el sabor ni la textura de las compradas.

 

Las Gringas

El producto de la tierra colorada

 

De nuevo las preguntas, de nuevo leer, investigar y descubrir palabras como agricultura tradicional, agro ecológica, orgánica, propiedades, nutrientes, carencias, alimentación, estilo de vida. Cada descubrimiento sacudía lo que conocíamos y produciría cambios en nosotros, y esa porción de tierra requería cada vez más  mayor atención, limpiando sus arroyos, plantando más de 2000 árboles nativos en 10 años, dejándonos ver sus secretos y sus habitantes, haciéndonos cómplices de sus amaneceres y de sus mates, dando y recibiendo en un proceso sinérgico, provechoso, sin fin y que aumenta en cada giro.

 

Un proceso maravilloso que la mayoría de las personas, tal vez en algo de su soberbia, no lo puede ver. Solamente cuidando la naturaleza, acercándonos a ella con respeto podremos vivir mejor.

 

Decidimos vivir con ella, y no de ella. Y compartir sus frutos y bendiciones, por lo que comenzamos a plantar en mayor cantidad, y nuevamente llegaron más preguntas, estudios, charlas, ese proceso maravilloso de aprender y crecer.

 

Comenzamos a ofrecer “el excedente” de nuestro trabajo y las personas, hoy nuestros “amigos-clientes”, nos comenzaron a acompañar, a pedir, a sugerir, a contarnos lo que hacían sus abuelos y seguimos aprendiendo y creciendo.

 

Las Gringas

 

Seguían apareciendo los conceptos: biodiversidad, retroalimentación, economía circular, cuidado del medio ambiente, círculo virtuoso…

 

Y aparecieron las gallinas, los patos, los conejos, que se integraban en este proceso cada vez más complejo, alimentándose de las plantas y aportando su abono, sus huevos, sus carnes. Más aprendizaje, “animales felices”, y más respeto.

 

Cada paso, cada decisión, un crecimiento. Y mas trabajo, mas compromiso, mas tiempo, mas monte, mas personas involucradas: técnicos del Inta, agricultura familiar, Ministerio del Agro, IFAI, laboratoristas, personas comunes que nos acercaban plantas, semillas, animales que rescataban o encontraban.

 

Y las oportunidades seguían apareciendo todos los días: ¿Por qué no hacen tal cosa?  ¿No tienen tal otra? ¿No se les ocurrió hacer aquello? Y nuestra respuesta fue: ¿Y por qué no?

 

Fueron saliendo a la luz pickles, dulces, conservas, almibarados, escabeches y el proceso se repite sin fin, estudio, compromiso, inversión, nuevas personas trabajando juntas, publicistas, imprentas, organismos en un giro maravilloso y productivo del Trabajo.

 

Las Gringas

 

Todo gira, todo cambia, todo suma, un productor de miel, otra chacra bajo nuestros lineamientos agro ecológicos, y otra, y otro y otra.. Más gente con trabajo digno, del que te hace ser persona, del que te hace pensar y no depender de un político de turno.

 

Más personas consumiendo alimentos saludables, más personas recomendando nuestros productos, más personas cambiando el mundo, su mundo, como nos pasó a nosotros.

 

También llegan y se asumen con uñas y dientes los compromisos, como defender el monte de su explotación ilegal y despiadada, en conjunto con la Municipalidad, Ministerio de Ecología

 

Defenderlo de la tala y quema para hacer carbón sin reposición o de políticos que creen que la acción de Gobierno en la preservación se limita a poner carteles de “Misiones aire puro” en la Costanera  y permitir acciones que van en detrimento de la salud de miles de Misioneros que respiran humo y consumen verduras  contaminadas provenientes de un suelo, aire y agua viciadas. ¿El motivo? Obvio los votos que les permitan seguir detentando el poder de sus feudos.

 

El futuro.. esa maravillosa palabra que se construye hoy, con trabajo, pasión, esfuerzo y amor como nos enseñaron nuestros abuelos, nos encuentra soñando nuevos proyectos y realidades, comenzando a llegar con nuestros productos a supermercados, una nueva línea de comidas pre elaboradas envasadas al vacío o congeladas o realizando plantaciones de productos nativos, revalorizando nuestra cultura, esa maravillosa mezcla de valores traídos por los inmigrantes y el saber de los pueblos originarios, este clima caluroso, sus arroyos, ríos, sus sombras y su siesta.

 

Ese Yopará que somos los Misioneros.

 

Las Gringas

 

Solo nos resta decir GRACIAS, gracias a todos, a los que están a un lado y al otro del mostrador, gracias por su apoyo, por sus palabras, sus consejos, sus esfuerzos y sonrisas Gracias por esas ganas enormes de crecer, de sentirse orgullosos de su trabajo y logros. Gracias por sus sueños…

 

Sofía, Rosana y Roberto Moroz

 

 

Reserva de Biodiversidad “Las Gringas”
https://lasgringas.net/
 Lote 524, N3327 Corpus, Misiones
 Tel: +549 376 462 1041

 

Comience a tipear y presiones Enter para buscar