Turismo en pandemia: la industria sin chimeneas fue una de las más afectadas en el 2020, pero en Misiones logró reinventarse atrayendo al viajero local

El año 2020 se convirtió en la cronología de lo impensado para el turismo local: la temporada de verano se presentó como una de las más auspiciosa para Misiones, pero marzo cambió las expectativas y el rumbo planeado por el Gobierno, los operadores y hoteleros de la Provincia. El parate fue generalizado y la necesidad de reinventar la actividad se convirtió en una necesidad imperiosa. De esta manera, en la segunda mitad del año, el denominado turismo interno afloró como la opción más segura. Los gobiernos de la Nación y de la Provincia aunaron esfuerzos para no dejar caer a las empresas del rubro.

Allá por enero del 2020 la actividad turística en Misiones, había dejado unos 793 millones de pesos. La ocupación hotelera en la provincia fue entonces de un 70 por ciento con una estadía en promedio de 5,1 noches. Un panorama auspicioso para los trabajadores del sector. El Parque Nacional Iguazú cerró el mes de enero con 197.417 visitas. Esto representó un crecimiento de aproximadamente el 8% con respecto al 2019, cuyo enero había cerrado con 181.996 visitantes. El Aeropuerto Internacional Cataratas del Iguazú rompió récords de visitas y recibió en el primer mes del 2020 a más de 148 mil pasajeros, según informó Aeropuertos Argentina 2000.

Sin embargo, en marzo la situación se presentaba completamente diferente. La aparición en la Argentina del coronavirus obligó a un cierre generalizado de la actividad. Claro que, Argentina y Misiones no eran casos aislados, ya que la pandemia mundial paralizó por completo la actividad turística en todo el mundo.

 

 

Los últimos datos de la Organización Mundial del Turismo (OMT), sostienen que cerca de 100 millones de empleos directos en el turismo quedaron en peligro. Además, la caída masiva de los ingresos por exportación del turismo que redujo el PIB mundial hasta en un 2,8%. Estas son solo algunas de las cifras que reflejan el momento dramático de una actividad azotada por la obligada paralización motivada por la pandemia mundial de Covid-19.

 

«El turismo atravesó su peor tiempo durante este año. La pandemia lo golpeó (y lo golpea) más fuerte que ninguna eventualidad antes imaginada. El trabajo de años, de miles de misioneros y misioneras que dedicaron su vida a la actividad, quedó en jaque frente a la situación sanitaria mundial. Priorizamos la vida, sí. Intentando no descuidar la economía, sí», reflexionó el ministro de Turismo de Misiones, José María Arrúa cuando el 11 noviembre se recordó el  #Cataratasday. «Hablamos mucho durante este tiempo, de la resiliencia del sector. Buscamos enmarcados en ese término, la forma de aguantar, de subsistir, de mantener los puestos de trabajo, las inversiones (las grandes y las chiquitas, las familiares, las de vida); buscamos formas de sostener las expectativas de la reactivación, y sostener así a la provincia, en la vidriera turística», señaló el funcionario, en el Día Provincial del Turismo.

Contenido Relacionado

La resiliencia llegó de la mano del incentivo local: poner la mirada en el viajero misionero e invitarlo a redescubrir sus propios lugares, con protocolos establecidos para garantizar la seguridad sanitaria y evitar el contagio de coronavirus. Misiones buscó así, posicionarse como destino seguro y sin riesgo sanitario, con un detalle particular: el cierre de las fronteras que aún se mantiene vigente.

A mediados de año, la apertura del turismo local ya se palpaba como una realidad. Con evaluaciones sanitarias en mano y ante la escasa aparición de casos de Covid-19 en Misiones, en julio se anunció la reapertura del turismo local. El gobernador, Oscar Herrera Ahuad, oficializó la apertura del turismo interno en la provincia, que comenzó a operar con un movimiento dentro del territorio provincial y con la aplicación Misiones Digital como aliada para el salvoconducto, que permite un paseo seguro.

Las dos primeras «pruebas piloto» de turismo interno se registraron 10.000 solicitudes en la app Misiones digital.

Para finales de agosto el Congreso de la Nación aprobó la ley de asistencia al Turismo. El objetivo es paliar la crisis que la pandemia desató en el sector. El proyecto presenta dos puntos básicos: el primero tiene que ver con la ayuda que desde el Estado se brindará al sector para pasar el período de pandemia. Mientras dure la pandemia no se cobrarán contribuciones patronales, se seguirá con el esquema de los ATP para el pago de los sueldos y el pago de un ingreso al pequeño emprendedor. El otro punto es el que llegará durante la postpandemia, ya que se prevé un bono turístico para que las familias puedan gastar solo en turismo.

Diciembre 2020

La reapertura del turismo interno, la vuelta de los vuelos de cabotaje marcan un diciembre diferente pero una mirada puesta en el 2021, que sin dudas requerirá mucho esfuerzo.

“Estamos felices por la reapertura del turismo nacional. Nos permite trabajar para que aquellos turistas que venían consultando,  puedan confirmar sus reservas para las próximas semanas. Veníamos con un interesante nivel de reservas de turistas misioneros y se sumaron visitantes de otras provincias como Buenos Aires, Corrientes, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos”, afirmó Leopoldo Lucas, del Ente Municipal de Turismo (IturEM), al analizar el comportamiento del turismo durante el fin de semana largo del 8 de diciembre pasado.

Los sitios más concurridos fueron los Saltos del Moconá y Cataratas del Iguazú. La ocupación de alojamientos en algunas localidades está arriba del 80%, principalmente en el eje Oberá, Aristóbulo, Dos de Mayo, San Vicente y El Soberbio.  Según se pudo saber el movimiento en los Parques fue algo más importante que en otros fines de semanas largo. Los Saltos del Moconá recibieron a más de 818 personas. El Parque Provincial de la Cruz de Santa Ana y el Parque Salto Encantado, también fueron muy visitados. En las Reducciones Jesuíticas de San Ignacio hubo un incremento significativo en comparación al ingreso promedio de los fines de semana, ya que se pasó de 50 a 91 personas aproximadamente. A ellos se sumaron unos 20 turistas nacionales.

 

La responsabilidad social

Claro que la apertura de las actividades turísticas, la flexibilización de las salidas y de los encuentros y paseos depende de que la curva de contagios de coronavirus no suba de manera estrepitosa en Misiones. Y en ese sentido, es que en los últimos días (sobre todo después de las fiestas de fin de año) las autoridades provinciales han salido a recordar la importancia del cuidado. El propio gobernador, Herrera Ahuad y el ministro Arrúa pusieron llamaron a la responsabilidad para no retroceder en las flexibilizaciones. “Sería un golpe fatal si eso sucede, fue un año muy duro para nuestra actividad y desde el turismo pusimos todo y tenemos la sensación de que hemos podido sobrellevar esta primera etapa de la mejor manera, con algunos cierres pero no en la medida que se podía prever cuando se analizaba esto en mayo que no había ninguna expectativa de vacuna. Falta poco y por eso es importante redoblar los esfuerzos, los cuidados y la responsabilidad social”, expresó el ministro.

“El turismo nacional está volviendo y se sigue dando el turismo interno. Pero todo depende de la conciencia de la gente”, concluyó.

 

 

Comience a tipear y presiones Enter para buscar