Robótica y programación desde el jardín hasta el final de la adolescencia

Son los pioneros de un nuevo tiempo en el aprendizaje y el uso de nuevas tecnologías. Tienen entre 5 y 7 años y ya son los tecnoks y los trenkids de los trayectos de enseñanza en la Escuela de Robótica. Luego gozarán de este privilegio los chicos de otras ciudades del interior misionero.

Aprenden jugando, pero además de divertirse se acercan a las ciencias duras como la matemática y la robótica. Los cursos que realizan se llaman trayectos. Más tarde serán makerjuniors de 9 a 12, los que aprenden haciendo, los teensmaker, de 13 a 15 años; y luego los de 19 en adelante. Todos pueden aprender robótica y programación.

Misiones inauguró hace poco, antes de la pandemia, la Escuela de Innovación que cuenta con un programa transversal desde la informática, nuevas tecnologías y la robótica, a la educación emocional.

Sus primeros alumnos de 1º y 2º año ingresaron a un nuevo paradigma educativo. Se aplicarán los avances que la política educativa misionera logró con la Escuela de Robótica, la programación, el modelo de “aula inversa”, la educación disruptiva, la informática, el uso de la tecnología y la educación emocional.

Además de tener 6 horas de clase, en lugar de las 4 tradicionales, la nueva secundaria innovará con el Flipped Learning o “aula inversa” que ya se aplica en 45 escuelas de la provincia. Comenzó en las técnicas y consiste en invertir el proceso de enseñanza de profesor desde la cátedra.

Miguel Sedoff, quien fue director de la Plataforma Guacurarí del Programa de Innovación Educativa del Ministerio de Educación de Misiones, anunció esta nueva experiencia y confirmó que la Escuela de Innovación tendrá un edificio nuevo. Hasta que se finalizó el nuevo edificio, cursaban en aulas de la Escuela Técnica 34, en Pedro Morcillo, entre Blas Parera y Bosetti.

En el “aula inversa” el alumno aprovecha su espacio individual o grupal, mediante un video sobre el tema que debe estudiar. Al día siguiente, en clase, se completa el aprendizaje con preguntas al profesor. “Tenemos que preparar a los alumnos para la incertidumbre”, aseguró Sedoff

Esto significa que no se da nada por sentado y se abandona la “educación memorística”. La educación del futuro se plantea como las cuatro “C”: creatividad, colaboración, comunicación y pensamiento crítico. Y le agregaría una ‘C’ más y es el autoconocimiento: tiene que ver con que uno sepa quién es”, señaló.

La idea de llevar todas las ideas educativas nuevas a un solo establecimiento modelo fue del presidente de la Legislatura, Carlos Rovira, explicó. A tal punto se modifica todo que, en el nuevo edificio que se construirá en la Costanera sobre El Zaimán, junto al Jardín Botánico, se planificarán “ámbitos nuevos”.

En el nuevo edificio -que este año no se usó debido a la pandemia- todo se planeó en el marco de la Educación Disruptiva, ámbitos nuevos y el ambiente de aprendizaje será distinto para permitir la lectura silenciosa, el ámbito de diálogo de dos, la pequeña reunión, el trabajo en reunión y el trabajo colaborativo más amplio.

La escuela tendrá entornos de aprendizaje dinámicos, configurables de diferentes maneras de acuerdo a lo que se esté dando y gran centralidad en el aprendizaje de los alumnos. Vamos a tratar de que sea una escuela a la que los chicos quieran ir. Además se encuentra vecina al Jardín Botánica, rodeada por un espacio natural de 300 hectáreas, alrededor de la desembocadura del Zaimán en el río Paraná.

 

 

Comience a tipear y presiones Enter para buscar