Políticas de mediano plazo atendiendo la coyuntura

Escribe: Adolfo Safrán, Ministro de Hacienda y Finanzas del Gobierno de Misiones.

 Nuestro país se encuentra atravesando una crisis económica y social de fuertes dimensiones que obliga a los gobernantes a poner atención en la coyuntura, en los programas de corto plazo, para contener a las familias en estos momentos difíciles. Pero eso no impide a una provincia como Misiones, en planificar, proyectar e implementar políticas de mediano plazo que produzcan la transformación económica, social y cultural de nuestra sociedad.

Es por ello que el gobernador de Misiones, Oscar Herrera Ahuad, anunció a fines de diciembre de 2019 el pago de un Bono de $5.000 a pagarse en dos cuotas en los meses de enero y febrero de 2020, para todos los empleados activos y pasivos provinciales, como una manera de intentar recomponer, en la medida que se puede, el deteriorado poder adquisitivo del ingreso que ha vivido nuestro país en los últimos 4 años.

También, el Gobernador me ha instruido a gestionar la continuidad de los más de quince programas “Ahora” que están vigentes hasta el 31 de diciembre de 2019, de manera de seguir aportando al cuidado del sector productivo y comercial de Misiones, y al bolsillo de las familias misioneras, con el esfuerzo de todos: Estado, empresas participantes y las entidades financieras.

El devenir de la economía en los próximos meses de 2020, es muy difícil de proyectar en la actualidad, nos irá aclarando el horizonte económico en esta materia.

El Fondo de Créditos de Misiones seguirá siendo en los próximos meses la vedette de los programas financieros crediticos para el sector productivo de Misiones, habiendo monetizado más de 700 créditos en toda la provincia por un monto que supera los $200 millones.

La prioridad de los programas de las áreas sociales: Salud, Educación y Desarrollo Social, a los cuales se les destinará el 60% del presupuesto provincial, sumado a la implementación de la Ley de Emergencia Alimentaria, a fin de atender a los sectores de la población más vulnerables, que se les hace cada vez más difícil obtener por sus medios dichos servicios, exigen la presencia cada vez mayor de un Estado que auxilie en estos contextos. Es de esperar, que a diferencia de lo ocurrido en los últimos años, el Estado Nacional reaparezca atendiendo programas de estas áreas que fueron discontinuados en los últimos años y que el Gobierno Provincial se hizo (parcialmente) a cargo.

Las urgencias de la coyuntura no impiden al Gobierno Provincial en proyectar e implementar, como mencioné anteriormente, las políticas de mediano plazo.

En este sentido, el desarrollo de un plan ganadero integral que tienda al autoabastecimiento de la provincia como se lo presentó días atrás, buscando que el dinero circule dentro de Misiones (y no a otras provincias) hacia los productores, trabajadores rurales, frigoríficos y los demás trabajadores indirectos, es sin duda un gran desafío para el gobierno provincial. A esto se sumará el trabajo coordinado entre el Ministerio del Agro, la Secretaría de Agricultura Familiar y el Instituto de Fomento Agro Industrial (IFAI) para que los programas productivos tengan impacto microeconómico de alcance global.

Poner en marcha el Puerto de Posadas constituye sin dudas, un objetivo central también. De esa manera, nuestras empresas podrán trasladar sus productos de exportación  o a los grandes centros del país a mucho menor costo, mejorando con ellos sus ventas y su producción.

La nueva figura en la Dirección General de Rentas, propende a continuar con nuestra política fiscal  -pues nuestra injusta coparticipación no nos permite descuidar este aspecto- pero mejorando los servicios y la atención al contribuyente, que ya puso en marcha una muy accesible moratoria con importantes beneficios en la quita de multas e intereses.

Párrafo aparte merece el comentario de los programas vinculados a las nuevas tecnologías y nuevos métodos de educación: la escuela secundaria de innovación, la escuela de robótica, el desarrollo de las redes de fibra óptica, el lanzamiento de la criptomoneda, que constituyen entre todos un eje distintivo de la Provincia de Misiones a nivel país y regional. En la búsqueda de incorporación de nuevas técnicas y nuevos productos (de la mano de la tecnología) pero también nuevos métodos de enseñanza,  el norte es provocar un cambio positivo cultural en la sociedad misionera.

En el plano nacional en el corto plazo es de esperar que el Gobierno Federal consiga refinanciar y reestructurar los vencimientos de deuda (del año 2020 y siguientes) despejando los nubarrones negros en la economía argentina, propenderá a la solvencia fiscal mejorando su déficit fiscal con la reciente Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el marco de la Emergencia Pública. Es de esperarse una mayor y mejor redistribución de la renta hacia los sectores medios y vulnerables más castigados en los últimos años.

Merece un artículo aparte el desmitificar que la mencionada Ley de Solidaridad Social no es un impuestazo como lo afirman reconocidos economistas que en realidad actúan como “lobbys” de las grandes empresas. El análisis objetivo de la ley señala que las mayores cargas impositivas que se han aprobado están dirigidas a los grandes ganadores de los últimos años y que no han “derramado” en la economía los beneficios obtenidos: agroexportadores de comodities, energéticas, financieras, mineras y las grandes corporaciones formadoras de precios (automotrices, productoras de alimentos y demás). A excepción del leve incremento en las contribuciones patronales de la seguridad social, la mayor carga fiscal, no será soportada por las pequeñas empresas, y es sin duda una política de redistribución de la renta que se utiliza en todos los países.

En ese contexto, es de esperar, que en los primeros meses del 2020 se comience a observar a nivel país -y en Misiones en mayor medida-, una leve mejora en la actividad económica, quebrando el declive observado en los últimos años. Habrá dos motores dinamizadores de la economía: el consumo y las exportaciones.

Es posible que la inversión comience a mostrar también cierta recuperación en el caso que el Banco Central continúe con la baja de tasas que le permitirá el cepo cambiario reforzado.

Misiones, presentará mejor performance porque tendremos un tipo de cambio competitivo con importante efecto en varios sectores (comercio de frontera, turismo, tabaco, té, foresto industria, entre otros), sumado a los programas provinciales que dinamizarán aún más la economía.

Finalmente, deberemos estar atentos a nuevas medidas que el Gobierno Nacional continuará anunciando e implementando en la línea de las políticas redistributivas y de cuidado a los sectores productivos que ya he mencionado.