Misiones única

(*) Por Nicolás Trevisán

 

2021, un año atípico si los hay, en el que los mercados sufrieron los sacudones de un mundo que fue sorprendido por la pandemia, con quiebres de stock, problemas de logística, fletes encarecidos, fábricas cerradas, cambios en los hábitos y en las prioridades de consumo, caída de muchas empresas en el sector de servicios gastronómico, esparcimiento y turístico, crecimiento exponencial de las ventas por comercio electrónico como único medio posible para poder comprar, revalorización de la industria farmacéutica y de la medicina con empresas que crecieron como nunca antes…en fin, un año de cambios muy importantes, que algunos vinieron para quedarse.

 

A nosotros los misioneros nos tocó dentro de un escenario caótico la suerte y la capacidad de que nuestro gobierno haya acertado con las medidas indicadas en el momento preciso para que sin descuidar la salud como prioridad, nuestra economía no se derrumbe como paso en la mayoría del mundo y en particular en nuestro país.







 

Hemos sostenido la mayoría de los sectores económicos funcionando con estrictos protocolos pero sin dejar de producir, lo que en semejante contexto para muchos sectores fue una oportunidad de crecimiento que nos destacó de la región, tanto en la generación de empleo como muestra el gráfico 1, como en crecimiento de empresas
y aumento de las ventas.

 

Las fronteras cerradas con Paraguay nos demostraron en los hechos que era cierto el número que estimamos de fuga de divisas de nuestra economía de unos U$S 1.000 millones de dólares por año, casi el total del presupuesto entero anual del estado Misionero. Y nos alentó a reforzar los argumentos que sostenemos ante Nación de necesitar reglas de juego fiscales específicas para nuestra provincia por ser única en sus fronteras con países limítrofes, con problemas de competitividad por la distancia, el alto costo logístico por la falta de trenes y transporte fluvial y por ser la única provincia del país sin gas natural.

 

Por lo antes mencionado, las obras de infraestructura necesarias siguen siendo prioritarias sobre todo en materia energética con obras en curso por parte del Estado y con inversiones públicas y privadas en desarrollo de energías alternativas fotovoltaicas y por biomasa, destacándonos de la región por nuestras rutas y caminos, la accesibilidad, la salud, la seguridad y la educación básica y formación técnica.

 

Nuestro desafío no es menor, pero el potencial de Misiones es enorme. Contamos con el mayor desarrollo industrial de la región, liderando sectores claves como la foresto-industria, la Yerba Mate, el Té, la Metalúrgica, la economía del Conocimiento y el Turismo. Y contamos con la posibilidad de desarrollar nuevos sectores que aun no han sido industrializados debidamente, como el azúcar, las esencias y las carpinterías artesanales que deben convertirse en pequeñas fábricas.

 

Todo esto va de la mano de un capital humano único en la región, con una cultura del trabajo, un saber hacer y un ADN emprendedor que nos destaca, siendo Misiones además, la provincia con mayor cantidad de jóvenes del país, una responsabilidad enorme, pero también un potencial único que bien capacitado puede ser clave en la economía Misionera de los próximos años.

 

Los invito a soñar en grande, como lo venimos haciendo. Y a no conformarnos con poco, lo que tenemos por ganar es nada menos que el futuro de nuestras próximas generaciones.

 

Les comparto algunos números de la Industria Misionera durante el 2021 que son para festejar, pero de ninguna manera bajar los brazos… aún queda mucho por hacer en 2022.

 

 

 

(*) Ministro de Industria

Gobierno de la Provincia de Misiones

Related Posts

 

 

Comience a tipear y presiones Enter para buscar