Lug Light Factory y Voltu Motors Inc. sorprendieron al país inaugurando dos fábricas de alta tecnología en Posadas

Para la industria 2017 fue un año negro, el peor desde la explosión de 2001. La devaluación incrementó sus costos, la caída en el consumo afectó su facturación y las tasas de interés siderales les cerraron las puertas del crédito. Según datos de la Unión Industrial Argentina, el sector perdió más de 36.600 puestos de trabajo de agosto de 2017 a igual mes de 2018. En ese panorama desolador dos plantas comenzaron a funcionar en el Parque Industrial Posadas: Lug Light
Factory y Voltu Motors Inc.. Para la primera mitad de 2019 se proyecta la apertura de la fábrica de casas de madera de la Apicofom y la puesta en funcionamiento del puerto.

 

Argentina se convirtió en un país en el que las fábricas producen cada vez menos, despiden personal o directamente cierran y en el que las inversiones se orientan exclusivamente al sector financiero, único beneficiado por la volatilidad económica que el gobierno nacional nunca supo resolver.  Gigantes como Acindar, Canale, Heladerías Freddo, Molino Cañuelas, Vassalli, Alpargatas y un largo etcétera cerraron plantas en los últimos meses y dejaron trabajadores en la calle, incapaces de afrontar la situación. Misiones no es ajena a esa realidad y lo saben los 175 trabajadores de Dass – Eldorado que fueron despedidos justo antes de fin de año o los empleados de la maderera Henter de Montecarlo, que terminaron el año con la actividad suspendida y sin mayores certezas respecto de su futuro laboral.

 

Inaugurar una fábrica en ese contexto, más que una excepción se convirtió en un milagro. De allí que el país mire con gesto entre sorprendido e incrédulo la reciente apertura de las plantas de LUG Light Factory y Voltu Motor Inc. en Posadas, dos proyectos que involucraron inversión extranjera cuando lo más trendy en el país es fugar capitales.  Ambas empresas se instalaron en el Parque Industrial de la capital provincial, que así dejó definitivamente el terreno de lo potencial para convertirse en una realidad palpable con resultados concretos.

 

Representantes de LUG y de Voltu coincidieron en que la presencia de una estructura que ofrece todas las facilidades para producir y las perspectivas de la próxima apertura de un puerto en el lugar fueron determinantes para decidir la inversión, como también la predisposición mostrada por funcionarios provinciales –empezando por el gobernador Hugo Passalacqua- a colaborar en la resolución de todos los problemas burocráticos y técnicos que involucra el montaje de una fábrica y su puesta en marcha efectiva.

 

 

Una luz desde Polonia

 

Corría 1989, todavía flotaba en el aire el polvillo del recientemente demolido Muro de Berlín y se abrían oportunidades comerciales hasta entonces desconocidas en toda Europa del Este. En ese caldo de cultivo, el joven emprendedor polaco Ryszard Wtorkowski daba vida a LUG Light Factory en su Zielona Gora natal, una pequeña empresa dedicada a la reventa de artefactos para la iluminación de espacios públicos. 29 años después, Wtorkowski ya no es joven pero sigue siendo emprendedor y su empresa hace mucho que dejó de ser pequeña para convertirse en una compañía integrada que fabrica sus propias luminarias con la tecnología más avanzada y tiene presencia en más de 70 países.

Como parte de su plan de expansión, la empresa quería hacer pie en Sudamérica con una planta de producción que les permitiera abastecer de manera más directa a los mercados altamente demandantes de esa región. El atractivo que ofrecen los países en vías de desarrollo  a empresas como LUG es que muchos de ellos todavía no hicieron una transición necesaria hacia tecnologías de iluminación más eficientes, lo que los convierte en mercados de enorme potencial.

El presidente de LUG Light Factory SA explicó que la idea original era instalarse en Brasil, donde ya se habían adjudicado contratos importantes, entre ellos la iluminación de estaciones de subte de Rio de Janeiro, en el marco de las obras complementarias correspondientes a las olimpíadas, y de San Pablo. El tamaño del mercado brasileño los había seducido, pero la crisis económica y política que viene atravesando el gran país del Mercosur a partir del Lava Jato y la destitución de Dilma Rousseff los hizo mirar hacia Argentina, donde recién asumía Macri con promesas de apertura de mercado y de normalización de la economía que sedujeron a los polacos.

Por entonces el Gobierno nacional pronosticaba una lluvia de inversiones que luego no se produjo, pero los polacos de LUG igual decidieron quedarse y en eso mucho tuvo que ver la buena predisposición del Gobierno de Misiones y la presencia de una infraestructura de calidad sobre la que podían montar la fábrica: el Parque Industrial Posadas.

“Tanto en Brasil como en Argentina visitamos varios lugares, de todos ellos el que resultó más acogedor para nuestra inversión fue Misiones, en buena medida gracias a que el Gobernador nos abrió todas las posibilidades. Nos presentó este parque industrial que está dotado con una base científica tecnológica muy buena proveniente de universidades y centros de formación. También ayudó a decidirnos el aspecto cultural, tomando en cuenta la inmigración de polacos, es algo más que nada sentimental pero que también tuvo su peso”, explicó el empresario polaco.

Afirmó que el objetivo de la planta es abastecer de luminarias a toda Argentina tomando en cuenta que en casi todo el país persiste la necesidad de modernizar los sistemas de iluminación de grandes espacios para ahorrar consumo de energía.

La fábrica de LUG en Misiones será dirigida por un socio local, Rogelio Bertone, quien detalló que la fábrica ya comenzó a trabajar con una dotación de 20 empleados, la mayoría jóvenes que salieron de escuelas industriales y un par de ingenieros. En su primera etapa, produce 300 luminarias por día, pero Bertone confía que esa cantidad se multiplicará el año próximo a partir de la firma de distintos contratos de provisión.

“Estamos abasteciendo a Misiones, además tenemos un convenio con Mendoza. Estamos trabajando con Ciudad de Buenos Aires y algunos entes nacionales como ser puertos de Buenos Aires, puerto de La Plata y avanzando en negociaciones con Santa Fe, Entre Ríos y otros. Las expectativas para el año próximo son grandes, dado que hay mucha demanda de alumbrado público”, afirmó.

La empresa además tiene planes de exportar, primero a Paraguay y luego a otros países de la región y también comenzar a producir artefactos para el alumbrado interior de grandes superficies como comercios y edificios e incluso hogares, “pero para eso necesitamos una cadena de distribución”, aclaró.

Bertone aseguró que la eficiencia de la planta en materia de costos va a mejorar en la medida en que se puedan desarrollar nuevos proveedores locales. “Avanzamos con el proveedor local de vidrios. Enviamos el producto a Polonia para hacer las pruebas y dieron mejor que las que se fabrican en Europa. De proveedores locales requerimos plegado de chapas, cortes de chapa de aluminio, pintura electroestática”, indicó.

Explicó que “hay otras fabricas que montan luminarias en el país, pero completas como la de Posadas no hay otra”. Advirtió que las posibilidades de crecimiento dependerán en gran medida de cómo se va a manejar la política a nivel nacional. “Hay que ver qué pasa con los aranceles de importación o si va a funcionar la ley de Compre Argentino. Lo que pedimos es condiciones estables, no pedimos ventajas ni pretendemos cerrar las importaciones, pero sí establecer parámetros de calidad para que no traigamos cualquier cosa de afuera”, pidió.

Dio por descontado que la planta tendrá una demanda asegurada teniendo en cuenta que “el país tiene la necesidad e reconvertir la matriz energética”.

 

Innovación en dos ruedas

 

La segunda de las inauguraciones de empresas de alta tecnología en el parque Industrial Posadas correspondió a la empresa Voltu Motors Inc. Su creador, el ingeniero entrerriano Guillermo Gebhart , la define como una compañía de innovación y su producto estrella es la moto eléctrica Voltu, cuyo prototipo acelera de 0 a 100 km/h en menos de 4 segundos, gracias a un motor que eroga 100 hp de potencia y que es alimentado por 1.800 pilas de ion de litio de recarga súper rápida.

La empresa tiene sus oficinas centrales en Silicon Valley y eligió a la capital de Misiones como sede de su primera planta fabril en Argentina y como plataforma para su plan de globalización. Con una inversión de dos millones de dólares, la fábrica iniciará produciendo a un 10% de su capacidad y se concentrará en el ensamblado de módulos de almacenamiento y gestión de energía, aparatos que permiten acumular energía de la red para utilizarla en casos de cortes de suministro. También fabricará motores eléctricos para distintos tipos de vehículos y en una segunda etapa, las partes de las motos que se ensamblará en los mercados de destino.

“En Posadas vamos a empezar fabricando módulos de almacenamiento y gestión de la energía para paliar necesidades frente a cortes de suministro, pero también para comenzar a generar polos distribuidos de gestión de energía. Además vamos a fabricar las piezas de nuestro tren motor que van a salir completamente ensamblados para otras empresas que lo van a usar y eventualmente vamos a comenzar a fabricar las motos eléctricas”, explicó Gebhart.

Los motores eléctricos que diseñó Voltu y cuyas partes proyecta fabricar en Posadas son modulares, es decir que se pueden escalar dependiendo de las necesidades de potencia. Eso permite que prácticamente el mismo producto se pueda usar para equipar desde pequeños vehículos de logística, como montacargas, hasta unidades de transporte urbano.

La empresa está negociando con empresas de transporte de pasajeros ubicadas en distintos países que están interesadas en reemplazar la planta impulsora de sus vehículos para mudar de una tecnología basada en combustibles fósiles a otra mucho más eficiente y amigable con el medio ambiente basada en electricidad. Las oportunidades de negocios en ese terreno son inmensas.

A la hora de explicar las razones que lo llevaron a instalarse en Misiones, Gebhart destacó que mucho tuvieron que ver el constante apoyo del Gobernador Hugo Passalacqua y el “empuje” del ministro de Industria Luis Lichowski. “Hoy tenemos nuestra primera fábrica en argentina. Voltu se está perfilando como empresa global con sede en Estados Unidos, pero nunca dejamos de tener corazón argentino y esta fábrica está cumpliendo una etapa en este desarrollo que va a ser suministrar de esa tecnología que hemos desarrollado a todo el mercado que vamos a atacar a nivel mundial”, resaltó.

 

Lo que vendrá

El Puerto de Posadas, un sueño cerca de convertirse en realidad

 

Uno de los componentes más atractivos que el Parque Industrial de Posadas promete a sus locatarios es la vinculación directa a un puerto que estará ubicado en las proximidades. La reactivación de la actividad portuaria en la provincia es un reclamo reiterado del sector empresarial, urgido por la necesidad de reducir los altísimos costos en logística que deben afrontar.

El desafío para el Estado es grande, poner en funcionamiento un puerto implica encontrar un operador y una flota dispuestos a prestar servicio a una tarifa razonable, lo que solo es posible si hay tomadores de carga que se comprometan a usar el puerto para transportar una cantidad de toneladas que justifique la presencia tanto del operador como de la flota.

La estructura civil de la terminal portuaria ya está terminada, pero queda pendiente la nada sencilla tarea de encontrar a una empresa interesada en operarlo, que esa empresa cumpla con estrictos requisitos técnicos y legales y que todo cierre con costos que resulten atractivos para los tomadores de carga.

 

Luego de que dos licitaciones quedaran inconclusas porque las empresas interesadas no lograron cumplir con los requisitos establecidos en los pliegos, todo indica que ahora sí estaría todo encaminado para que el puerto de Posadas se convierta en una realidad a través de un contrato de concesión directa.

A mediados de noviembre se firmó un acuerdo marco con un consorcio encabezado por la Compañía Argentina de Servicios Portuarios SA. (Casport) que establece un plazo de 120 días –más una posible prórroga de 30- para darle forma al contrato de concesión. Una vez abrochado ese contrato, la empresa tardaría un máximo de 60 días en traer los equipos y comenzar a operar.

“El primer tema a resolver es conseguir el volumen de carga. Por 2.000 toneladas al año no va a venir un operador fluvial. Estamos trabajando con la idea de consolidar las cargas de Misiones, norte de Corrientes y Brasil. Para arrancar el puerto tendría que tener 600 mil toneladas al año. El potencial por la carga que hay en torno a misiones es de 5 millones de toneladas”, señaló el ministro de Industria Luis Lichowski.

 

El funcionario reconoció que los tomadores de carga no van a venir solos, menos aún los de Brasil que se pretende atender para darle mayor volumen de operaciones a los puertos de Posadas y Santa Ana. “Salimos a buscar la carga. Tenemos gente trabajando en Brasil, van a ver a los productores de soja, porcinos lácteos”, dijo el ministro de Industria quien explicó que a todos los productores brasileños instalados en una franja de 120 kilómetros de ancho desde la frontera de Misiones les convendría mucho más despachar sus cargas a través del puerto de Santa Ana que hacerlo desde el puerto más cercano de Brasil que queda a 700 kilómetros.

Reconoció que una de las tareas pendientes es mejorar la navegabilidad  aguas abajo de Ituzaingó. “Cuando el río baja un poco, las barcazas pueden navegar con 8 pies y medio de calado, pero necesitan 10 pies para cargar a pleno. Si las barcazas no pueden cargar a pleno eso significa mayor costo y con mayor costo el puerto no tendría sentido”, dijo Lichowski.

Afirmó que la Nación está avanzando en un mapeo del fondo del río, que permitirá reconocer los puntos críticos que hay que dragar para mejorar la navegabilidad de todo el tramo.

 

Una máquina de hacer casas

 

Si todo marcha según lo previsto, la próxima gran inauguración dentro del Parque Industrial Posadas será la de una fábrica de viviendas de los asociados de la Asociación de Productores, Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y Norte de Corrientes (Apicofom) que tendrá capacidad para despachar 5.000 viviendas de tipología básica por mes. A fines de 2018 se comenzó a trabajar en la construcción de la nave, en febrero llegarían en seis containers las máquinas fabricadas a pedido en Alemania y a mediados de mayo de 2019 se inauguraría la planta, que cuando esté a pleno funcionamiento será la más grande de Sudamérica en su tipo.

Para la forestoindustria misionera se trata de una apuesta muy fuerte para incrementar sustancialmente la participación del sector en la construcción de viviendas, especialmente en el segmento de la obra pública. La decisión de montar la planta se tomó al calor del compromiso asumido por el Gobierno nacional de utilizar madera como material principal en al menos el 10 por ciento del total de casas construidas con inversión del Estado. Para estar a la altura de ese desafío, el sector debía tener capacidad para construir alrededor de 10.000 casas por año.

Los empresarios de la Apicofom recogieron el guante e hicieron una inversión de alrededor de 180 millones de pesos en una planta con capacidad de producción superior a esa potencial demanda y cuyo funcionamiento permitirá a industriales que fabrican distintas partes de casas, convertirse en proveedores de esta fábrica casa-parte en un modelo que integre a empresas de toda la región. Sin embargo desde el sector privado no ocultan su preocupación por lo que entienden como una demora excesiva de la Nación en cumplir con la promesa de licitar viviendas de madera.

El presidente de la Apicofom, Guillermo Fachinello señaló que hasta fines de 2018 Nación solamente había adjudicado un plan de 864 viviendas –un plan que financia 70% Nación y 30% la Provincia- pero todavía restaba firmar el inicio de obra y liberar la financiación. “El Gobierno nacional viene muy atrasado en su compromiso de construir con madera”, resaltó.

Los forestales reconocen que lo único que están haciendo en materia de obra pública con madera surge de iniciativas del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (IProDHa), pero advierten que la demanda estuvo planchada durante todo 2018 porque la Nación contrató muy pocas obras de vivienda, ya no de madera sino de cualquier otro sistema de construcción que aunque no ocupe madera como material principal, la use para cuestiones puntuales como techos y aberturas.

Ante este contexto, los madereros se enfrentan ante la angustiante situación de estar a punto de inaugurar una fábrica cuya producción está lejos de tener una demanda asegurada.

 

Laboratorio de última generación

 

Otra de las novedades que próximamente tendrá el Parque Industrial Posadas será un nuevo laboratorio que contará con la tecnología más avanzada para realizar todo tipo de análisis necesarios para exportar productos, así como realizar pericias policiales. La idea de montar un nuevo laboratorio surgió del ministerio de Industria, ya que el que se utiliza actualmente está desactualizado y no es apto para realizar análisis que son exigidos para ingresar a los mercados más exigentes.

 

“El laboratorio que está en el ministerio de Industria data del año 1959. Hoy no solo estaba comprimido en un espacio pequeño, sino que algunos tipos de análisis no se pueden hacer allí porque está ubicado en zona residencial. Entonces planteamos la idea de trasladarlo y modernizarlo. Ciertos análisis que piden ciertos mercados para ingresar productos como yerba mate y té no se pueden hacer en Misiones y algunos ni siquiera en Argentina, eso obliga a los exportadores a enviar una muestra para que sea analizada en otro lugar y esperar los resultados, con los costos que eso conlleva en tiempo y dinero”, indicó Luis Lichowski.

 

En el nuevo laboratorio se podrá por ejemplo realizar análisis certeros y confiables que midan la presencia de agroquímicos en alimentos, un requerimiento que cada vez más mercados exigen para permitir el ingreso de cualquier producto. “Hay mercados que hoy están vedados porque exigen análisis que no se pueden resolver localmente y hacerlo afuera del país resulta muy costoso. Eso cambiará cuando entre a funcionar el nuevo laboratorio que ofrecerá servicio a un costo muy accesible”, indicó.

 

El nuevo laboratorio será utilizado por distintas dependencias de la Provincia, como la Policía y las áreas de salud y ecología.

 

 

Salir a buscar

 

El objetivo de la Provincia al habilitar parques industriales y elevar a la categoría de ministerio al área de industria fue cambiar el perfil de la producción misionera, por un lado agregando valor a las producciones tradicionales y por otro, sumando nuevas áreas productivas. El objetivo en definitiva es generar empleo de calidad para una población creciente.

 

El ministro de Industria Luis Lichowski remarcó que Misiones tiene una extensa tradición en la industrialización de productos primarios como madera, yerba y té, pero todavía tiene mucho terreno para avanzar en materia de agregado de valor incluso en esas producciones más tradicionales. “Nos propusimos pasar de las tablas y tableros a viviendas o de exportar un té sin mayores atributos a uno que sea mejor valorado”, explicó.

 

Pero el funcionario provincial advirtió que solo con potenciar las producciones tradicionales no alcanza para generar la demanda de mano de obra y el crecimiento económico que necesita Misiones. “Tenemos que ir a otras áreas productivas, sumarnos a la revolución tecnológica, tomar el camino de sumar industrias basadas en conocimiento o la mecatrónica (combinación de las industrias metalmecánica, electrónica y software)”, señaló.

 

El problema es que las inversiones no vienen solas, hay que salir a buscarlas. “Hay que salir del lugar del cómodo abridor de persianas, que se sienta a esperar que por su vereda pase un cliente. Uno puede esperar que los inversores vengan, que vean a Misiones desde un avión y decidan bajar o tomar actitud activa de salir a buscarlos, promocionar las ventajas que tiene la provincia para abordar el mercado Latinoamericano.  Ponerse codo a codo a trabajar con el que viene solucionarle los problemas que se presenten, si tienen que gestionar algo ante Nación, acompañarlos”, remarcó.

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

  1. El gran esfuerzo que realiza el gobierno de la provincia de Misiones para generar mano de obra y que no cierren industrias es algo de destacar. Hay que seguir acompañando con ideas para construir un mañana mejor.

Dejá un comentario