Lowe S.A.: 86 años de trayectoria en Misiones, cada día más fortalecidos

Lowe S.A. está en el mercado misionero de la comercialización de automotores desde 1934. Era otro país. Y desde ese momento hasta hoy, fueron varios los momentos y las crisis de la Argentina y del mundo que Lowe S.A. ha atravesado.

 

Nacimos con los últimos coletazos de las Depresión del ’29 y atravesamos la Segunda Guerra Mundial con su escasez de vehículos. Vivimos y sufrimos, como todos los argentinos, la sucesión de interrupciones al orden constitucional y cada una de los desaciertos económicos de aquellos años. Seguimos adelante.

 

Fuimos testigos del retorno de la democracia en nuestro país, pero también de las situaciones que a lo largo de todos estos años se produjeron y afectaron nuestra activad y la de todos los argentinos: la hiperinflación de los 80 y 90, el Tequilazo, la caída de las Torres Gemelas, el desgarro social del el 2001, el estancamiento y la recesión de estos últimos 10 años. Y perseveramos.

 

 

Hoy estamos frente a una pandemia inesperada, sorprendente, vasta, que llega a cada rincón del mundo, y entre todos esos rincones, también a nuestra querida provincia de Misiones. Y acá estaremos, dispuestos a no bajar los brazos, y a seguir trabajando cada día más, para seguir llegando a más y más misioneros con nuestros productos, con nuestra atención, y con nuestra mirada acerca de las cosas.

 

No vamos a aflojar: sabemos que de esto vamos a salir fortalecidos, con muchas lecciones aprendidas, como la de preservar y cuidar el medioambiente en el que vivimos todos sin excepción, porque no haberlo hecho y haberlo perjudicado con la manera en la que la Humanidad ha hecho las cosas ha traído sus consecuencias, y una de ellas es el coronavirus, con el que deberemos aprender a convivir.

 

Vamos a emerger más capacitados aún: han sido meses donde hemos tenido que apelar a la creatividad para poder sostenernos, y para sostener las fuentes de trabajo de todos los colaboradores que nos acompañan. Lo hemos hecho con mucho esfuerzo, pero también con mucho orgullo.

 

 

Seguramente, en lo estrictamente económico, y de no mediar ningún empeoramiento sanitario, el año 2021 será, bastante parecido a este que se va, tal vez con algún incremento no mayor a un 20% en el volumen de lo comercializado a nivel mercado, pues debemos tener en cuenta que durante la cuarentena las fábricas estuvieron paradas durante 60 días, y por lo tanto, si no hay nuevos parates, el aumento estadístico será una realidad.

 

Muchas cosas han cambiado y se han modernizado en el comercio de automóviles en todo este tiempo de pandemia: se produjo una aceleración digital que ha hecho más dinámica la manera en la que los clientes obtienen la información.

 

Hoy cualquier persona puede suscribirse a un plan de ahorro y no necesita firmar ningún contrato, ni estar presente en una concesionaria.  Los vendedores tampoco:  trabajando remotamente desde sus casas pueden atender a un público que, si lo desea, se comunica vía telefónica o vía email y ya puede suscribirse a un plan, de forma digital, desde su casa, y luego el banco estará debitándole las cuotas de su caja de ahorro.

 

 

Todo ha sido pensado para reducir la interacción entre el cliente y su vendedor. Pero En Misiones todavía, por tradición y por idiosincrasia de nuestra gente, y a diferencia de las costumbres adquiridas en los grandes centros urbanos, seguimos valorando saludarnos, mirarnos a los ojos y cerrar un trato, ahora con un pequeño choque de puños.

 

Particularmente, para nosotros en Lowe S.A., sigue siendo un disfrute recibir a nuestros hermanos misioneros en nuestra casa: escucharlos, saber lo que piensan, lo que desean, conocer y resolver sus dudas, saber a qué se dedican, para poder entender cuáles serán aquellos próximos nichos de mercado a los que llegaremos con aquello que hacemos y hemos hecho siempre:  brindar un trato directo, entregar buenos automóviles, cumplir con nuestra palabra, y estar allí, firmes, esperando el retorno de cada uno de nuestros clientes.

 

Es muy bueno estar asistidos por la tecnología, pero también es lindo estar con la gente, y en Lowe S.A. no queremos perder ni vamos a perder ese contacto con el cliente.

 

 

Por eso, con el respaldo de tantos años de historia y trabajo, y con el ansia de todo lo que aún nos resta hacer, les deseamos a nuestros clientes y a todas las familias misioneras, un año 2021 pleno de satisfacciones, con la esperanza de ponernos de pie, porque sabemos que podemos hacerlo. ¡Muchas felicidades!

 

Carlos Lowe. 

 

Comience a tipear y presiones Enter para buscar