Los aviones y una revolución para el turismo en Misiones

Gracias a la apertura de los cielos, Misiones terminó recibiendo a fines de 2018 un promedio de 25 vuelos por día, lo que permitió que este año cierre con más de 1.245.000 pasajeros en los aeropuertos de Posadas e Iguazú.

 

La devaluación, el ajuste y el fin de las po­líticas nacionales de incentivo al consumo afectaron negativamente a todos los sec­tores de la economía que dependían en gran medida del mercado interno, sin em­bargo un dólar más competitivo y algunas políticas sectoriales puntuales establecie­ron condiciones relativamente favorables para sectores con potencial exportador. Entre ellos se encuentra el turismo, que fue beneficiado por una política de aper­tura de los cielos que sirvió para mejorar la conectividad prácticamente en todo el país, medida que en el caso de Misiones vino a acompañar a una política provincial de promoción del sector que ubicó a Cata­ratas en un lugar privilegiado de las prefe­rencias de turistas e inversores cuando mi­ran hacia Sudamérica.

 

Para la provincia, la llegada de más aviones significó romper un cuello de botella que limitaba el desarrollo del turismo. Con una de las siete maravillas de la naturaleza del mundo en su territorio, Misiones tiene un diferencial frente al resto de los destinos nacionales y con ello se abrieron las posi­bilidades.

 

 

En 2016 el sector se comenzó a ilusionar con las promesas de que llegarían nuevas aerolíneas, la primera fue Andes Líneas Aéreas que comenzó a operar en julio un vuelo diario entre Puerto Iguazú y Buenos Aires. En 2018 siguieron los vuelos inaugu­rales: Flybondi comenzó a conectar a Puer­to Iguazú con Mendoza y Córdoba y luego sumó más vuelos a Buenos Aires. La misma aerolínea comenzó luego a operar vuelos de Buenos Aires a Posadas. Aerolíneas Ar­gentinas no quiso quedarse atrás y conec­tó a los dos aeropuertos de Misiones con Córdoba, donde asentaron un nuevo cen­tro de conexión. En noviembre llegó el turno de Norwegian Airlines que comenzó a operar un vuelo diario Iguazú – Buenos Aires y en enero sumaría otro.

 

Gracias a esto, Misiones terminó recibien­do a fines de 2018 un promedio de 25 vue­los por día, lo que permitió que este año pasaran más de 1.245.000 pasajeros en los aeropuertos de Posadas e Iguazú. En la ciu­dad de las Cataratas, la cantidad de pasaje­ros en 2018 fue 25% superior a la de 2015 y 7% a la de 2017 a pesar de que la pista estuvo cerrada un mes por refacciones.

 

En la capital provincial fue donde se regis­tró el incremento porcentual más notable: 70% con relación a 2015 y 43% respecto a 2017.

 

Pero la mayor novedad en materia de vue­los se produciría en junio de 2019 cuando llegue por primera vez en la historia de la provincia un vuelo directo desde Europa. El primero partirá de Madrid el 1 de junio. Habrá dos frecuencias semanales: una sal­drá los sábados por la noche desde el ae­ropuerto de Barajas y llegará en forma di­recta a Iguazú por la mañana, en un vuelo de 9 horas 10 minutos. Ese mismo día el re­greso es vía Montevideo. Los jueves el vue­lo hará el recorrido Madrid – Montevideo – Iguazú y regresará directamente desde Puerto Iguazú a Madrid.

 

 

Jugar en las grandes ligas

 

Comenzar a destrabar la limitante que sig­nificaba para el turismo de Iguazú tener una pobre conectividad aérea elevó rápi­damente al destino en la consideración de los inversores más grandes del sector. La política de promoción que desarrollan en conjunto los sectores público y privado de la provincia ya había preparado el terreno y la llegada de nuevos vuelos terminó de convencer del potencial del turismo.

 

En ese contexto hay que entender la in­versión de 80 millones de dólares que hizo el empresario árabe Ali Albwardy para comprar el ex Sheraton del Parque Igua­zú y convertirlo en un Gran Meliá, una de las marcas más exclusivas de la hotelería mundial.

 

Que la cadena española haya optado por su insignia más emblemática y de mayor estatus para su adquisición en Cataratas habla a las claras del potencial que ven allí para atraer al turista de alto poder ad­quisitivo. En diálogo con Misiones Online, el CEO internacional de la compañía es­pañola, Gabriel Escarrer Jaumé, indicó que la comercialización apuntará a afian­zar la presencia del hotel en Estados Uni­dos y Argentina, los dos mercados emiso­res que tradicionalmente fueron los más importantes para el hotel y ganar terreno en los mercados europeos. “Creemos que podemos aportar mucho de clientela euro­pea que ayudará a mejorar la segmentación del destino. Entendemos que podemos traer muchos clientes tanto alemanes como bri­tánicos, franceses, italianos, españoles”, dijo Escarrer Jaumé.

 

Finalmente el CEO de Meliá se refirió a la chance de que esa empresa se involucre en otros proyectos a desarrollarse en Mi­siones, posibilidad que poco antes había sido deslizada primero por el propio pre­sidente de la Nación , Mauricio Macri, y luego por el go­bernador de Misiones, Hugo Passalacqua. Aseguró que están “analizando distintas alternativas” y que “estamos en proyectos cerca de la zona, definitivamente, sí”, aunque luego advirtió que “aún no hemos comprometido nada”.

Deja un comentario