Compromisos mutuos

Escribe: Adolfo Safrán , Ministro de Hacienda y Finanzas del Gobierno de Misiones

 

El 2018 debería ser recordado como el año de los compromisos asumidos.

Con una economía, que en los últimos 7 años no ha podido exhibir un crecimiento sostenido, por diversos factores, pero que desde el Gobierno Nacional se sostiene que se debe principalmente a una tasa de inversión privada insuficiente que, en caso de recuperarse, por un lado mejorará la capacidad productiva del país y por otro  será el dinamizador de la economía.

Es cierto que la inversión privada constituye un factor de relevancia en cualquier economía: la inversión, concebida como el aumento en los bienes de capital de una sociedad (rutas, autovías, fábricas, maquinarias, medios de transporte, etc.) permite que la sociedad pueda producir más bienes; al disponer de más maquinarias, más fábricas, más medios de transporte la producción potencial de una sociedad puede incrementarse asegurando el crecimiento a largo plazo.

La apuesta del Gobierno Nacional con el paquete de medidas en proceso de aprobación busca reactivar la inversión privada: reducir tributos nacionales y provinciales que aligeren la carga impositiva de las empresas que se traduzca en una mejora de la competitividad debería ser el disparador para que esos sectores empresarios beneficiados  vuelquen a la inversión productiva esa mejora sustancial en sus rentabilidad.

El reciente consenso fiscal suscripto por la gran mayoría de las provincias y la Ciudad de Buenos Aires con el Estado Nacional el pasado 16 de noviembre de 2017, un documento con una variedad de puntos acordados, establece también el compromiso recíproco del Estado Nacional y las provincias y CABA de reducir algunos tributos que gravan la actividad productiva.

La industria y el transporte son los principales beneficiarios de la primera escala de reducción de tributos provinciales que se inicia en el año 2018 y culmina en el año 2022 también destinada a otras actividades económicas (comunicaciones, servicios financieros, servicios de electricidad, gas y agua). Misiones en los últimos quince años se ha caracterizado por una fuerte política fiscal, no caprichosa sino fundada que somos la quinta provincia con menor coparticipación per cápita producto de una injusta y caprichosa distribución de los recursos de las provincias y el fuerte crecimiento que hemos tenido en estos años habiendo permanecido con un coeficiente fijo de coparticipación.

También la Reforma Tributaria Nacional beneficiará a las empresas con la reducción de la alícuota del impuesto a las ganancias con incentivo a las empresas que reinviertan.

Estas obligaciones mutuas asumidas por el Estado Nacional y las Provincias van a resentir los ingresos fiscales por la menor recaudación de impuestos.  Es de esperar, que la rebaja de alícuotas se compense con mayor recaudación producto que la economía crezca y las empresas tributen más impuestos.

Es por eso, que también el compromiso debe ser asumido ahora por el sector privado, en efectivizar las mejoras obtenidas con la menor carga impositiva en la inversión, en la generación de puestos de trabajo, para que la economía argentina pueda generar las condiciones de un crecimiento sostenible. Esta es la tercera pata de la mesa si se pretende que la economía empiece a caminar. Si el sector privado no derrama en la economía los efectos del esfuerzo fiscal que realiza el Estado Nacional y las Provincias con esta reducción gradual de impuestos, la economía no va a crecer, pues los otros componentes de la Demanda Agregada no exponen hoy síntomas de reactivación (Consumo privado, el Gasto Público y el Sector Externo).

También hay correcciones macroeconómicas que deben hacerse para ayudar a este proceso: reducir la tasa de interés de referencia del BCRA a través de las LEBACS, hoy extremadamente elevadas; y corregir el tipo de cambio para devolver competitividad a los sectores vinculados al comercio exterior.

El sector externo puede ayudar o complicar este objetivo planteado: si la Reserva Federal de Estados Unidos sigue elevando la tasa de interés atentará al precio de nuestros comoditties, mientras que si Brasil muestra una leve recuperación económica nos puede dar un viento de cola interesante.

Desde el gobierno provincial, el norte siempre ha sido la defensa y generación de nuevos puestos de trabajo: la promoción del consumo con el Programa AHORA MISIONES, utilizado como modelo a nivel nacional por la Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa para el lanzamiento del Programa de Comercios de Frontera que ha incluído a 14 localidades misioneras, el subsidio a la tarifa eléctrica para los sectores del comercio y de la producción, el lanzamiento del Fondo de Créditos Misiones SAPEM con más de trescientos créditos aprobados en estos primeros diez meses de existencia, la puesta en marcha del Parque Industrial con la radicación de empresas con tecnología de vanguardia como son las empresas VOLTU y LUG, la profundización de las relaciones con los estados del sur de Brasil para promover la integración regional son algunos de los tantos lineamientos definidos por el gobernador Lic. Passalacqua  y el conductor del Frente Renovador Ing. Rovira para incentivar al desarrollo económico de Misiones.